jueves, 7 de julio de 2011

EL bar Los Pajaritos de Almuñecar


Hoy voy a describir un sitio con mucho encanto, se llama el bar Los Pajaritos, es la típica tasca de pueblo de pescadores, está en una calle estrechita que sube en cuesta justo antes de llegar a la plaza del ayuntamiento, es muy pequeño y antiguo, la gente se suele quedar en la puerta porque hay unos escalones para sentarse, dentro está siempre a tope, paciencia pero te espera la recompensa, precios de risa, y tapas enormes y buenísimas.



Es un negocio familiar y los clientes suelen ser gente del pueblo. Las tapas que son gratis están de miedo, cigalas, sepia en salsa, boquerones, todo fresco y de primera. Hay pocas mesas por eso es imprescindible llegar a primera hora para coger un sitio medio decente, en la barra, en las mesas o incluso en la calle, yo suelo quedar con mi suegro que es asiduo en los meses de verano a las 12,30 del mediodía, que es justo cuando abre, en 10 minutos esta la barra llena y en 20 minutos el bar esta al completo.
Bar a las 12,40 horas, 
el de la gorra es Manolo mi suegro
Bar a las 1,00 lleno y 
con gente en la calle


 

Allí se piden quintos de cerveza ya que es la única medida que tiene, y no tiene tampoco barril, no debes de bebértela muy rápido porque si no, no le da tiempo a ponerte tapas que son una verdadera delicia, las tapas que son la piedra angular de este sitio son de pescado, suele poner boquerones, cigalas, sepia a la plancha, morralla, bacaladillas etc. un auténtico manjar a 1,40 euros el quinto de cerveza.

Todo el mundo sabe cómo funciona el bar, los intríngulis del rito. Las paredes de la taberna alternan fotos antiguas con cuadros de vírgenes y un Cristo con la cruz a cuestas. En los anaqueles las botellas a medias sujetan décimos de lotería, mientras que las vacías se amontonan en cualquier lado. La gente está apretujada, hay mucho ruido.


Este señor tan serio que ha tenido la gentileza de posar para mí en un día de ajetreado trabajo es Fernando Joya (el Marchena), todo un personaje al que le gusta meterse con los clientes y que estos le den caña a él, todo con gracia y buen rollo, es típico ver a algún cliente gritar desde una punta de la barra pidiendo tapas de albóndigas o de jamón asado.

-¿Fernando! ¿Este pulpo es congelado!  
-Si quieres probar 'pescao congelao' te vas a la playa. Aquí todo es del día.  
-Sí, del día que lo compraste -insiste en plan sorna otro cliente. 


La gente allí no va a beber, sino a probar todas las tapas. Si alguien le pregunta a Fernando qué tiene de raciones, él le entrega una servilleta donde las tiene apuntadas. Esa es su carta. Igual que cuando le pides la cuenta, te la da en una servilleta. La comodidad de la informática todavía no ha llegado a Los Pajaritos. -...Y vete preparando que hoy te pago con la visa oro -le dice un parroquiano cuando pide nueve botellines.  
Su tipo de clientela es de lo más variopinta. Acodados en la barra se pueden ver a guiris, lugareños y 'sanitex'. Le pregunto en un respiro -que no suelen ser muchos a lo largo de la jornada- cuáles son sus clientes más habituales. Me dice que en inviernos son los lugareños y los 'guiris' y que en verano. los 'sanitex'. -Los 'sanitex' que no falten. Además, son los que más porsaco dan. Me van a hacer rico pero no me va a servir para nada porque me van a volver loco -dice Fernando para que lo oiga el que ha mentado la visa oro.  Después me cuenta que el bar lleva muchos años abierto pero que él lo regenta desde hace ocho o nueve, que sus tapas sólo están adscritas al sector del pescado y la marisquería, y que muchos clientes le piden carne con tomate cuando quieren cachondeo, ya que saben que él sólo tiene cosas del mar.
También me cuenta que trabajaba en la construcción antes de poner el bar («Me dio una locura»). 

Aquí debajo os dejo una muestra de las tapas que ponen, si vais a Almuñecar no os valláis sin visitarlo, seguro que las tapas os gustaran lo garantizo.

Besos y abrazos

Aclaración

Los 'sanitex' son la gente de Granada capital, así los llaman los Almuñequeros,  ya que antiguamente bajaban a la playa en plan dominguero, con la tortilla de patatas y una botella de gaseosa marca Sanitex, oriunda de Granada y ya desaparecida, sin hacer gasto ninguno en el pueblo, cosa que molestaba a los lugareños.

Parte de este texto esta sacado de un artículo publicado en el periódico Ideal de Granada.

Si te gusto se tan amable de compartirlo en las redes sociales, y así me ayudas a hacer crecer al blog.



4 comentarios :

Jesús dijo...

Montse y yo descubrimos la taberna el verano pasado por el bullicio del local. Nos habíamos puesto hasta arriba de tapas en el Mesón de la plaza de la Constitución, un buen sitio que regenta Alex, un argentino, y su familia.
Nos enamoramos del local y nos quedamos hasta el cierre. A mí Fernando me castigó un par de tapas cuando se enteró que yo era del Barça, pero a Montse le duplicaba la tapa. Un tipo encantador con pose de cabreado y que mueve la barra y a lad tres mujeres de la cocina como pocos. Muy recomendable. Montse y yo no faltamos ni un día mientras estamos en Almuñécar.
Saludos desde Majadahonda (Madrid)

Pedro Borrallo dijo...

Gracias por tu comentario, Jesús, como no puede ser de otra manera la gente de Madrid también tienen buen gusto por los locales con encanto.
Saludos desde Granada

Carlos Dube dijo...

Qué recuerdos. Hace años que no vamos por allí, pero mi juventud la pasé allí bebiendo los botellines de Alhambra en aquellos veranos infinitos, 35 pesetas costaban y eesa cuesta llena de gente. Qué grandes!!

Eso si que eran tiempos, recuerdo que salíamos con 200 pesestas y tenías para tus 2-3 botellines, tu paquete de fortuna para compartir y una lirios con finley si venía el caso, ginebra que marcó una época tanto en el bar como entre nuestras amistades.

Gran post!

Elpimo dijo...

Fernando tiene mucha Psicología y hace honor a su apellido, Joya, porque de verdad que el bar, cuya "alma máter" es él, es una verdadera joya.
Amigo Fernando, pronto nos veremos.
Ve preparando la carne con tomate.
Un abrazo desde Guadix.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...